Agua de avena: increíble auxiliar para perder peso

La avena (Avena Sativa) es uno de los granos enteros más saludables y completos que existen. Gracias a sus cualidades energéticas y nutritivas, ha sido la base alimenticia de pueblos y civilizaciones como la irlandesa, la escocesa y pueblos de las montañas Asiáticas.

Es rica en proteínas de alto valor biológico, carbohidratos, grasas, y un gran número de vitaminas, minerales y oligoelementos, además de ser muy versátil para prepararla.

Una excelente opción para adelgazar / Foto: ThinkstockUna excelente opción para adelgazar / Foto: Thinkstock

[Relacionado: Método Montignac, efectivo sistema para adelgazar]

Por otro lado, cada vez que escuchas la palabra “avena”, segura estoy que a tu mente viene un plato insípido de cereal, que puedes comer para el desayuno o cena y que te ayudará a bajar el colesterol, nada más.

Sin embargo, la avena, como mencioné anteriormente, es un cereal muy versátil y puede consumirse de muchas formas, desde la más sencilla y básica, hasta como ingrediente de ricas recetas vegetarianas muy saludables; o bien, puede utilizarse como sustituto de harina refinada en postres. En fin, la puedes utilizar de mil maneras. Hoy platicaremos de cómo la puedes utilizar en agua para que te auxilie a perder algunos kilitos.

[Relacionado: Beneficios del aceite de oliva]

Dentro de su composición química, posee un principio activo muy importante, el cual es el responsable de sus propiedades para bajar de peso de una manera natural: la fibra.

Tiene dos tipos de fibra:

Soluble: esta fibra actúa absorbiendo agua en el estómago, lo cual hace que la avena consumida aumente de volumen y nos dé una sensación de saciedad.

Insoluble: esta fibra se encarga de aumentar el tránsito intestinal, lo cual limpia el organismo y evita que se absorban grasas a nivel intestinal.

El agua de avena en ayunas puede ayudarte a perder peso; a continuación te dejo la receta:

Ingredientes: 1 taza de hojuelas de avena, 1 raja de canela, 3 litros de agua y sustituto de azúcar, si es que lo necesitas.

Cómo se prepara: licúa muy bien la avena con un poco de agua; si puedes tomarla así, perfecto; si no, cuélala y mézclala con el resto de agua. Endulza con sustituto de azúcar. Ya tienes tu agua de avena.

Toma un vaso en ayunas por un mes y cuida tu alimentación; completa con un poco de ejercicio y verás los resultados. Es importante tener en cuenta que la constancia y disciplina juegan un papel sumamente importante para lograr los resultados esperados.

¡Recuerda…tú generas el cambio!

[Relacionado: ¿Qué te motiva a ejercitarte?]

Cargando...